Declaraciones de Bernardo Cremades Román en el País.

Noticias

  • 0
Bernardo Cremades Román, que representa a la Federación de Comunidades Judías de España sobre la fundación Thyssen-Bornemisza y la compra de arte robado.
UNA DILATADA BATALLA JUDICIAL
 
La batalla legal entre la familia Cassirer la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza y el Estado español acumula ya más de tres lustros. El litigo versa entorno a un cuadro de Camille Pisarro, Rue Saint-Honoré, Après-midi, Effet de Pluie, que reclama la familia de una mujer judía, forzada a vender el cuadro en 1939 para poder escapar de los nazis. El cuadro se expone en Madrid desde 1992.
 
El próximo 4 de diciembre está prevista la celebración del juicio en California. “Lo que se dilucida el martes es si en el momento de la compra, la Fundación sabía o podía haber sabido que lo que compraban era robado”, explica Bernardo Cremades Román, que representa a la Federación de Comunidades Judías de España, personadas en el juicio. “Hay indicios de que el análisis en el momento de la compra fue deficiente”, sostiene.
 
La Fundación argumenta que en 1993 adquirieron el cuadro sin que existiera “el mínimo indicio de mala fe”, al barón Thyssen-Bornemisza. “La compraventa se llevó a cabo con la máxima publicidad y repercusión públicas”, recuerda la Fundación en una nota, donde explica que el estudio la legitimidad en el momento de la compraventa “no reveló ninguna irregularidad”. El barón había comprado a su vez el cuadro en 1976 en la galería Stephen Hahn de Nueva York y había formado parte de exposiciones internacionales. Pero en el año 2002, la familia Cassirer reclamó el cuadro tras enterarse de que estaba en Madrid. En cualquier caso, el museo madrileño sostiene que “habría adquirido la propiedad por prescripción, por el transcurso de tres años de posesión pacífica e ininterrumpida con buena fe y justo título”.